Buscar este blog

martes, 30 de noviembre de 2010

Cuento infantil escrito por un niño de 8 años.

El lagartijo que no tenía rabo
Había una vez un lagartijo al que llamaban Tijo.
El lagartijo pensó: ¿será que no me quieren?,
porque no le gustaba ese nombre. Al lagartijo le
gustaba el nombre de Pito. El lagartijo siguió.
caminando, de momento se le pilló el rabito en
una trampa, y un niño le cogió el rabito y se lo
llevó. El niño se fue muy contento, mientras tanto
el pobre lagartijo sin rabo muy triste se fue
caminando. Un amigo del lagartijo al verlo así, le
dijo: Oye mi amigo Tijo, ¿por qué no le pides a un
veterinario que te adapte un nuevo rabito? ¡Sí,
tienes razón, le puedo pedir al veterinario que me
adapte un nuevo rabito! Entonces, se fueron
alegremente a donde un veterinario para que         
éste le adaptara el nuevo rabito. Y así, el
veterinario le adaptó un nuevo rabito de ratón. Y
de allí, salió el lagartijo con su amigo muy feliz y
contento con su nuevo rabito.

Cuento por: Carol Irizarry, 8 años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada